El archipiélago balear se posiciona como un destino ideal para realizar compras de forma sostenible, combinando una gran variedad de productos y artesanía local con grandes firmas de reconocimiento internacional.

  

Islas Baleares, 21 de agosto de 2017. –  El turismo de compras ha sido siempre un nicho de mercado muy importante, pero en los últimos años ha ido aumentando y adquiriendo más protagonismo hasta convertirse en uno de los motivos principales por el que muchos deciden viajar. Conscientes de ello, grandes destinos turísticos como las Islas Baleares han reforzado su posicionamiento como destino de compras sostenibles ofreciendo a turistas y residentes una gran variedad de artesanía y productos locales con artículos fabricados por prestigiosas firmas reconocidas a nivel mundial.

Teniendo en cuenta los 4 factores que definen a un destino de compras sostenibles (calidad, autenticidad, valor de la oferta y entretenimiento), las Baleares cumplen con cada uno de ellos, ya que ofrecen productos elaborados artesanalmente y cuidados hasta el más mínimo detalle, con la seguridad de no encontrarlos en ningún otro lugar. Además, el archipiélago balear permite hacerlo en un marco incomparable con un clima suave durante todo el año donde, además de comprar, realizar numerosas actividades de cultura, ocio, deporte y gastronomía.

Este tipo de turismo brinda importantes beneficios, principalmente el económico, ya que las Islas Baleares son uno de los destinos nacionales que más ingresos recibe gracias a la calidad de sus productos, la diversidad de espacios donde poder comprar y unos precios muy competitivos. De hecho, entre los países que más dinero gastan en el mundo en compras, Reino Unido y Alemania aparecen siempre entre los 5 primeros, precisamente dos de los principales países de procedencia de turistas que visitan las Islas Baleares. Por tanto, la rentabilidad de los comercios del archipiélago es muy positiva al contar con dos de los países que más gastan a nivel mundial comprando en sus calles.

Un paseo comercial por los mejores lugares de las Islas Baleares

El archipiélago balear alberga verdaderos paraísos para los amantes de las compras durante todo el año: Los mercadillos. Tanto Mallorca, como Menorca, Ibiza y Formentera cuentan con numerosos mercados en los que poder comprar los mejores productos locales, ya sea ropa, bisutería o delicatessen gastronómicas, entre otros. Esta apuesta por los productos autóctonos es una de las principales razones por las que las Baleares triunfan como un destino de compras, ya que brindan una amplia variedad de propuestas de artesanía, entre las que destacan los productos elaborados en piel, la industria del calzado, joyería, bordados, telas de “llengües”, cristal soplado, cestería, madera, metales y “siurells”, así como una nutrida oferta de delicias gastronómicas, entre las que destacan, por ejemplo, los embutidos de porc mallorquí, la miel, el aceite o el vino.

Entre la gran variedad de enclaves donde comprar en cada una de las islas, hay varios lugares donde poder encontrar los mejores productos locales y de las firmas que marcan tendencia a escala internacional.

Mallorca: Palma ofrece la mayoría de lugares para realizar las compras más “top”. En el Paseo del Borne se encuentran las mejores marcas y firmas de moda; la Avenida Jaime III es otra calle emblemática rodeada de establecimientos de lujo. En Inca destacan los productos de cuero, y en Manacor se encuentran las mejores perlas de las Baleares. Además, durante cada día de la semana la mayor de las islas ofrece un mercadillo distinto donde descubrir la verdadera esencia mallorquina: Manacor (lunes), Artà (martes), Sineu o Santanyí (miércoles), Inca (jueves), Santa María, y el gran mercado de Consell (domingo).

Menorca: En esta isla la gastronomía está presente en cada rincón, así pues, en Ciutadella se puede encontrar el Mercat des Peix, un lugar único para comprar los mejores productos cultivados en las tierras menorquinas; el Mercado del Claustro del Carmen, en Mahón, es otro de los lugares esenciales para degustar la mejor gastronomía local. Para visitar puestos de artesanía y moda, las mejores opciones son: Alaior, Es Mercadal y Es Castell; lugares que cuentan con diversos mercadillos que harán las delicias de los compradores.

Ibiza: El Puerto de Ibiza es uno de los lugares más especiales de las islas para poder ir de compras, allí convive lo mejor de la moda típica ibicenca, con marcas más rompedoras y de renombre. Durante los meses estivales, las tiendas del puerto permanecen abiertas hasta la medianoche, permitiendo a los turistas y locales poder comprar mientras disfrutan de los encantos nocturnos de Ibiza. La isla pitiusa además, es el destino de mercadillo por excelencia, destacando la moda adlib y hippie, la artesanía y la bisutería. Prácticamente en cada rincón de la isla aparece un encantador mercado cualquier día del año, destacando el de Las Dalias o Es Canar.

Formentera: La pequeña de las islas destaca por su artesanía y productos locales, alejados de las grandes marcas. En los alrededores de la iglesia de Sant Francesc aparecen varias tiendas que combinan moda, bisutería, antigüedades… todas hechas a mano y confeccionadas por diseñadores locales. Para los que prefieren los mercadillos, en Formentera también hay algunos de los más destacados de las islas: La Mola, un paraíso de la artesanía donde encontrar cerámica, vidrio, piel, joyería… Es Pujols, mercadillo diario donde encontrar tanto ropa como objetos de regalo, y, por último, Sant Francesc, donde realizar visitas a tiendas-taller de exquisita joyería.

Más info:
http://www.illesbalears.travel

Fotos: Imágenes cedidas por:
-Govern de les Illes Balears/Conselleria d’Innovació, Recerca i Turisme / Agència de Turisme de les Illes Balears (ATB).