• El territorio valón es un destino multifacético, ideal para visitar durante el puente de la Constitución o las vacaciones de Navidad.
Valonia en puente de diciembre

Fotos cedidas por Valonia Bélgica Turismo

Barcelona, noviembre de 2019 – Valonia, la región del sur Bélgica, se alza como un destino turístico atractivo situado en el corazón de Europa. La zona valona presentó ayer en Barcelona cinco ‘componentes’ que integran su esencia: características intrínsecas de Valonia que la convierten en un enclave sugerente para disfrutar de una forma diferente del puente de diciembre o de las vacaciones de Navidad.

Valonia, tierra de agua

Pese a no tener acceso al mar, el agua es uno de los grandes atractivos turísticos de Valonia:

  • Manantiales de aguas termales: una de las visitas imprescindibles de Valonia son los establecimientos de hidroterapia o spa, que todavía gozan de mucha popularidad desde sus orígenes en el siglo XVI.
  • Los suntuosos lagos Eau d’Heure, un destino turístico que permite largas estancias de incluso más de una semana, ofreciendo numerosas actividades deportivas o de relax en un entorno verde exhuberante.

Turismo histórico: una tierra que alberga escenarios de batallas del pasado

Por su ubicación, Valonia ha sido partícipe de algunos de los conflictos bélicos más importantes del siglo XX. El ejercicio de memoria histórica que ha hecho la región le ha permitido abordar este factor desde el ángulo turístico. Algunos de los enclaves históricos más destacados son:

  • El Memorial Waterloo 1815, un museo que con sus atracciones hacer revivir la batalla final que Napoleón perdió contra Wellington. A menos de 5 kilómetros de Waterloo, se ubica la Colina del León, una estatua emblemática que simboliza de la Victoria del Duque de Wellington.
  • La zona de Las Ardenas, donde hace 75 años se libró la Batalla de Las Ardenas, una de las más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial. Allí se encuentra el único museo de dicha batalla que presenta una sección británica y donde se muestran más de 120 maniquíes de soldados americanos, ingleses, alemanes y escoceses con su equipamiento, armamento y uniformes.

Actividades deportivas: del senderismo al mundo del motor

Valonia es una región polifacética con un gran número de actividades para practicar al aire libre en cualquier época del año. El senderismo es una práctica muy popular, gracias a la geografía ligeramente montañosa que ofrece la región.

Gracias a esta geografía, el ciclismo también es una actividad cada vez más difundida. La red Autónoma de Vías Lentas (RAVel) valona, un conjunto de más de 45 itinerarios señalizados, es un gran atractivo para los turistas que visitan la región en familia, ya que son trayectos de baja dificultad que también se pueden recorrer a pie, en caballo o en rollers.

Para los amantes del motor, en esta región se alza el circuito que alberga el Gran Premio de Fórmula 1 Spa Francorchamps, y, según algunos pilotos, es uno de los más espectacular del mundo.

Un territorio que ‘respira’ naturaleza

Valonia tiene grandes sorpresas para los amantes de la naturaleza. Destacan, espacialmente las cuevas de Han. De las 15 cuevas accesibles al público que hay en la región belga se alzan las cuevas de Han, que recibieron 3 estrellas en la Guía Verde Michelin. Hay diversos atractivos turísticos para visitar en el enclave de las Cuevas de Han, como los recorridos espeleológicos por los sótanos, diseñados para los turistas más ‘adrenalínicos’.

Navidad en Valonia

Tanto en las grandes ciudades como en pequeños pueblos, las calles de Valonia durante la Navidad están invadidas por luces mágicas, decoraciones festivas y mercados. De hecho, la región de Valonia fue elegida Capital Europea de la Navidad en 2018.

Cuenta con el mercado más grande de Bélgica: el Pueblo de Navidad de Lieja, que tiene un total de 200 casetas. Además, el mercado liejense cuenta con otras actividades emblemáticas, como la exposición de bolas de Navidad pintadas a mano por el propio pueblo. Además de decoraciones y ornamentos, en los mercados valones es fácil encontrar bebidas alcohólicas como el vino caliente o el peket – un brandy con aroma de bayas -, unos clásicos de la Navidad de la región.

Los comentarios están cerrados.