• Desayunar como un rey” es un aspecto cada vez más valorado por los clientes de hotel, una experiencia que puede llegar a decir mucho de la calidad del servicio de un establecimiento y que es capaz de incrementar de forma directa el número de reservas.

Una de las cartas de presentación de cualquier hotel es su desayuno. Puede tener piscina infinita, terraza panorámica, sistemas de domótica avanzada en todas sus instalaciones o un spa de última generación, pero si en el momento del desayuno el hotel no alcanza la satisfacción del cliente, difícilmente conseguirá que quiera volver. Si, por el contrario, el cliente encuentra un almuerzo bien cuidado, sabroso y variado, sin duda, desayunará “como un rey” y empezará su día con energía y buen humor.

Conocedora de todo ello, la cadena hotelera Best Western invita a disfrutar de este momento del día con la “Breakfast Experience”, basada en la calidad y variedad del servicio, donde el cliente se convierte en el principal protagonista. La novedad reside en el papel del personal del hotel, disponible en todo momento y a la búsqueda de feedback sobre la experiencia recibida con el fin de mejorar el servicio.

Y es que, el desayuno no sólo es la primera y más importante comida del día, sino la experiencia que marcará el comienzo de la jornada y uno de los principales recuerdos que permanecerá en la memoria de cualquier huésped. Ya lo decía John Gunther: “Toda felicidad depende de un buen desayuno”.

 Más que un opíparo desayuno, una experiencia de 5 estrellas para repetir

Bajo la premisa “Diseñe su propio desayuno”, Best Western otorga al primer ágape del día el lugar que se merece con el fin de conseguir la mayor satisfacción de sus clientes y, por consiguiente, su fidelización. Su herramienta, llamada “Breakfast Experience”, brinda al cliente la oportunidad de diseñar el desayuno de la manera más variada, saludable y contando con un servicio interactivo y cercano con el personal del hotel para cualquier cuestión que desee transmitir sobre el servicio.

Un aromático café recién hecho, una exquisita selección de tés y zumos, gran variedad de especialidades regionales, platos dulces o salados contribuirán a una mejor forma de despertar para sus clientes. También existe la opción “para llevar”, el llamado “Grab And Go”, pensado para aquellos clientes que cuentan con el tiempo justo para desayunar, pero sin renunciar a la calidad de los productos, sea donde sea que los tomen.

“Hemos comprobado que una mayor satisfacción en el desayuno conduce a mejores referencias, clientes que vuelven y un aumento en el gasto por habitación. Por ello trabajamos con el fin de ofrecer las mejores prácticas para que nuestros clientes disfruten de una experiencia inolvidable en su desayuno”, afirma Oriol Maresch, Director de Desarrollo y Operaciones para España y Portugal de Best Western Hotels & Resorts.

Asimismo, en Best Western se busca garantizar la calidad, limpieza y rapidez en el servicio de sus desayunos proporcionando la cantidad de profesionales adecuada para realizar todas las actividades necesarias, especialmente en las horas punta. Los resultados obtenidos hasta el momento demuestran la alta satisfacción de todos sus clientes con sus desayunos, ya que agregan a sus platos una media de entre 3 y 9 ingredientes, un hecho que viene motivado por la gran variedad que encuentran en el buffet.

Con esta iniciativa, la cadena hotelera pretende crear experiencias que aporten valor añadido a la estancia a través de aspectos importantes para los usuarios. Uno de ellos es poner en valor una gastronomía saludable de calidad y el otro provocar emociones en los clientes que les inviten a repetir la experiencia. Y, sobre todo, atender todas sus peticiones para que el servicio siempre mejore y resulte de lo más satisfactorio.