• La capital balear espera superar el 87,6% de ocupación hotelera durante los meses estivales 

  • Se prevé un aumento del 2,6% con respecto al mismo periodo de 2015

Palma, 6 de julio de 2016.-  Palma de Mallorca ha comenzado el verano con un aumento del 6% de su ocupación hotelera. Durante el mes de mayo la capital balear ha superado el 85% de ocupación, una cifra que el año anterior se mantuvo alrededor del 80%. Las perspectivas para el resto de la temporada estival también son positivas: de mayo a septiembre se prevé un incremento medio de la ocupación del 2,6%, comparándolo con el mismo periodo del año anterior.

Según los datos de la Asociación Hotelera de Palma de Mallorca, durante la anterior temporada estival (de mayo a septiembre), la ocupación media hotelera fue del 85,46%. Este año se prevé que la cifra alcance el 87,66%, lo que supondría un incremento del 2,6% en el número de pernoctaciones de mayo a septiembre.

Además, en lo que llevamos de año, las cifras también están siendo positivas. Según IBESTAT, de enero a mayo de 2016, las habitaciones en los hoteles de Palma Ciudad han superado el 63,9% de ocupación, lo que ha supuesto un incremento de un 10,6% aproximadamente con respecto al mismo período del año anterior, un dato que refleja la desestacionalización del destino.

Dentro del municipio, Palma ofrece 43.000 plazas hoteleras, 7.770 en Palma Ciudad y un 7,7% de ellas (alrededor de 600) corresponden a los hoteles boutique abiertos en el centro de Palma, 18 desde 2012. Además, hay 10 nuevos proyectos en marcha. En los últimos años, la oferta hotelera de Palma está ampliándose e incrementando su calidad, con el consiguiente aumento del revenue per available room [rentabilidad por habitación] lo que atrae visitantes de alto poder adquisitivo que acuden a conocer Palma durante todo el año.

Muchos de los que vienen, repiten. Palma es un destino altamente fidelizado. Según el Estudio de Competitividad del Destino Palma realizado en 2015, un 97% de los turistas recomendaría la ciudad y un 95,5% volvería a Palma. En la práctica, un 64,4% vuelve.

Gracias a su política turística, Palma ha pasado de concentrar a gran parte de sus visitantes en los meses estivales a atraeros durante todo el año, posicionándose como una ciudad monumental, con una oferta gastronómica de calidad y una programación cultural ideal para una escapada urbana.