• Blaumar Hotel descubre los secretos de decoración e interiorismo que se utilizaron en sus espacios para conseguir un ambiente fresco y cálido al más puro estilo mediterráneo: su esencia más característica capaz de transportar al mismo paraíso.

Salou, 10 de junio de 2020. – Más allá del Feng Shui, la decoración minimalista y las combinaciones imposibles de última tendencia, si hay algo que reconforta plenamente es crear un espacio capaz de alimentar nuestro interior. Que transporte a experiencias memorables, a momentos de sosiego emocional, en muchas ocasiones vinculados al turismo y al ocio. Uno de los lugares con mayor fuerza y magnetismo es, por excelencia, el MAR. Por ello, todo lo que lo rodea desprende tanto bienestar y es fuente de inspiración para muchos decoradores e interioristas.

Hablar de Mediterráneo es hablar de luz, de sol y de disfrutar de la cercanía del mar: su aroma, su sonido, su paz. Una decoración mediterránea transmite estas sensaciones en un ambiente fresco y alegre con la luminosidad como elemento protagonista. Blaumar Hotel, el único situado en el Paseo Marítimo de Salou (Tarragona), quiere mostrar las claves sobre cómo se decoraron sus espacios para transformarlo en un lugar íntimo y acogedor capaz de transportar directamente al Mar Mediterráneo.

El concepto en tres pasos:

1. Convertir los espacios compartimentados en zonas y habitaciones diáfanas
Las estancias deben ser limpias y sin excesos, por lo que cuanto más abiertas sean, mejor conseguirán esa sensación de amplitud infinita que aporta el mar. Mejor pocos detalles pero que contrasten y transmitan un carácter lo más natural y orgánico posible. Paneles, biombos, armarios sin puertas y baños amplios sin columnas ni paredes que tapen la luz.

2. Generar una base neutra para introducir elementos de contraste de color
La fuerza y la energía del mediterráneo se consiguen combinando una base suave, creada con una gama de colores naturales –con paredes blancas o tonos neutros de baja intensidad-. A este lienzo se añaden los colores 100% mediterráneos, que le darán su esencia y carácter. El azul, color rey, se utiliza en todas sus variantes (turquesa, Klein, índigo) y, mezclado con blanco impregna las estancias del ambiente marinero más auténtico. De hecho, también es el color de la marca Blaumar (que combina el color azul (blau, en catalán) y el mar. Otras tonalidades como marrones, beiges y ocres acabarán de crear una cálida atmósfera en cualquier espacio.

3. Conseguir un aire mediterráneo, fresco y actual a través del mobiliario y los materiales
La decoración “a la mediterránea” utiliza mobiliarios sencillos, con pocos adornos, mucha madera, mimbre, ratán y hierro forjado, con colores suaves. Poca estridencia y mucho confort que conviertan los espacios en un todo modelo de estética y funcionalidad. Los tejidos y texturas siguen una línea suave y natural, con textiles orgánicos naturales como el algodón, el lino o el esparto, que juega un papel esencial en los cabezales de las habitaciones con unas originales alfombras de esparto en color azul. Los materiales de los pavimentos que dominan son de cerámica, gres porcelánico, madera ranurada y vigas de roble y cañizo.

La iluminación jugará a proyectar la luz y la claridad del mar de la forma más natural con la ayuda de lámparas fabricadas en materiales como mimbre o con sinuosas formas en acabados claros. Y, como complementos, detalles y objetos inspirados en el mar (anclas, conchas, estrellas de mar, nudos marineros, piedras…), detalles perfectos para conseguir el tono mediterráneo ideal.

Con estos principios de decoración e interiorismo de inspiración totalmente mediterránea, Blaumar Hotel ha conseguido que su espacios sean más luminosos y su imagen más fresca y moderna. Un concepto también reflejado en su logotipo, representado por una ola en forma de cenefa con el claim “The mediterranean hotel”, con el que destaca su proximidad con el mar.

Su diseño, decoración e interiorismo de inspiración mediterránea da nombre a sus habitaciones. Porque todo en Blaumar Hotel recuerda al Mediterráneo. De hecho, en la misma entrada una escultura del artista local David Callau (el mismo que firmó el Alma, en Cambrils), rememora el fondo marino vinculando el concepto con el nombre del hotel. Las reformas y mejoras realizadas forman parte de un plan integral de reforma del alojamiento con el que en un periodo de tres años se han renovado el 100% de sus habitaciones y zonas comunes. Innovadores espacios creados para sus establecimientos, diseñados con los interioristas de Quadern ARQ socis.

El único hotel frente al Paseo Marítimo y las playas de Salou

Blaumar Hotel es un establecimiento especializado en el turismo familiar y se alza como uno de los mejores establecimientos 4* de Salou con instalaciones de primera clase y un amplio programa de actividades para que niños y mayores disfruten plenamente de sus vacaciones con toda la seguridad y confianza. La oferta gastronómica del Blaumar también destila aires mediterráneos en las cocinas del Arena Tapas Restaurant, donde se apuesta por los productos frescos y de proximidad en forma de tapas, pinchos y medias raciones.

Un hotel situado en un destino que reúne en su oferta gastronomía, música, espectáculos festivos y mucha diversión. Como valor añadido, Salou cuenta con tradiciones populares muy arraigadas fruto de su historia y su cultura, manifestaciones que actúan como señas de identidad que hacen de esta ciudad llamada ‘Playa de Europa’ un lugar ideal para toda la familia.

Más info:
https://www.blaumarhotel.com/es/
https://grupoblaumar.com/

 

Los comentarios están cerrados.